Desde que se decretó el estado de alarma son muchos los que ya no han vuelto a pisar la oficina o el centro de trabajo. Si ya de por sí, pasarse 8 horas sentado en una silla no es lo mejor para nuestra salud, hacerlo en un ambiente que no es el adecuado, con falta de material y equipamiento, puede provocar efectos negativos en nuestra salud que muchos están empezando a notar: dolor de espalda, de cervicales, síndrome del túnel carpiano, mala circulación… Aunque es verdad que para muchos el teletrabajo ha sido una auténtica bendición, si no seguimos una serie de pautas, las malas posturas y un equipamiento inadecuado puede tener repercusiones a nivel físico. ¿Quieres saber cómo afecta el teletrabajo a la salud? ¡En el siguiente artículo de Welthy te lo contamos!

Estos últimos meses ha sido uno de los principales temas de conversación: ¿Qué te parece el teletrabajo? Hay opiniones para todos los gustos, pero lo que está claro es que por muchas comodidades y tiempo que ahorremos, la verdad es que no todo el mundo está preparado –o tiene un espacio preparado- para ello, y eso puede provocar consecuencias en nuestra salud.

Salud emocional

El ser humano es un animal social, necesita estar rodeado de gente y relacionarse. Para los que viven acompañados o en familia quizás es algo que no han notado, pero para los que viven solos, dejar de ir a la oficina y pasar una jornada laboral en solitario puede generar ansedad y frustración. Por otro lado, la disponibilidad total ha supuesto que mucha gente haga más horas de las que haría normalmente, aumentando la carga de trabajo, el estrés y las preocupaciones.

Si a esto le sumamos la imposibilidad de salir a dar un paseo o despejarse con los amigos, el resultado es que mucha gente ha visto como aumentaba la irritabilidad, los cambios de humor y el estrés.

Problemas musculares

Por lo general, las oficinas están perfectamente equipadas para pasar horas sentado delante de la pantalla. Sillas ergonómicas, reposapiés, teclados adaptados… Pero no todo el mundo puede disponer de estos artilugios en casa. Jornada tras jornada, las cervicales se empiezan a resentir, la espalda genera molestias y si no se pone remedio o se trata podemos acabar con migrañas y fuertes dolores cervicales. Es por eso que resulta tan importante mantener una buena postura a la hora de trabajar y utilizar siempre sillas cómodas de nuestra altura.

Problemas oculares

Un espacio bien iluminado es imprescindible a la hora de trabajar, sobre todo para aquellos que pasan muchas horas delante de la pantalla. Este, que es un aspecto que las empresas suelen tener en cuenta, no se cumple tan a rajatabla cuando estamos en casa, más aún si no podemos elegir la habitación en la que teletrabajaremos. Por otro lado, en condiciones normales, se hacen pausas en la oficina, se charla con los compañeros o se hace un break para comer. En casa, es mucho más fácil que cuando no estemos trabajando estemos con el móvil o mirando la televisión: más horas de pantalla que se suman a las del ordenador. Estas consecuencias del teletrabajo para nuestros ojos pueden ser la irritación ocular, pérdida de visión, picazón y sequedad.

Sedentarismo

A nadie se le escapa que el simple hecho de desplazarse hacia el trabajo –si no se hace en automóvil- supone un gasto energético y un cierto nivel de actividad. En el caso de las ciudades, es mucha la gente que se desplaza caminando, en bicicleta o en transporte público, una actividad física que en estos meses ha sido suspendida.

No hace falta hablar de las consecuencias del sedentarismo que todos conocemos: obesidad, mayor riesgo de accidente cardiovascular o de diabetes, pero si que es necesario hablar de las consecuencias menos conocidas y que quizás no tenemos en cuenta. Al gastar mucha menos energía es muy probable que cuando llegue la hora de dormir no tengamos sueño, lo que se ha traducido en muchos más casos de insomnio y trastornos horarios. Por otro lado, la falta de actividad provoca la pérdida del tono muscular, lo que puede provocar dolores musculares –sobretodo de espalda-.

Es por eso que resulta imprescindible suplir esa falta de movilidad laboral con ejercicios que podamos hacer en casa –o al aire libre ahora que se puede- para recuperar el tono muscular y perder esos kilos que hemos ganado durante el confinamiento. En el siguiente artículo de Welthy te explicamos cómo volver a hacer ejercicio después de estos meses de parón.

Problemas digestivos

Aunque más desconocida, otra de las consecuencias que se derivan de no realizar actividades físicas son los problemas en el sistema digestivo. Si no movemos nuestro cuerpo la digestión se puede resentir, volviéndose más lenta y pesadas, provocando problemas como el estreñimiento, la hinchazón abdominal, ardor o gases.

Ahora que ya sabes cómo afecta el teletrabajo a la salud, ¿Qué crees que has hecho mal durante la cuarentena?, ¿Eres de los partidarios o de los detractores del trabajo en remoto? Sabemos que el tiempo es muy preciado y que el hecho de no tener que desplazarse nos hace ganar muchas horas. Si eres de los que ya ha vuelto a la oficina y nota como ha perdido tiempo para cuidarse y comer bien, en Welthy te podemos ayudar con nuestros menús semanales a domicilio para cumplir tus objetivos..