Hacer ejercicio de forma regular es uno de los pilares básicos a la hora de llevar un estilo de vida saludable. No obstante, hacerlo cuando hace mucho calor, y más si no tomamos las medidas de seguridad pertinentes, no solo no será beneficioso, sino que nos puede provocar problemas de salud. Estos consejos para hacer deporte en verano, más que como consejos, deben tomarse como normas.

Ya hemos llegado oficialmente al verano y junto con el verano ha llegado el calor. Este se irá haciendo más pesado conforme avance esta estación. Si cuando el termómetro marca los 30 grados ya resulta complicado andar por la calle y estar en casa o en la oficina sin aire acondicionado, la práctica del deporte se puede volver casi misión imposible. Es por eso que queremos darte algunos consejos para hacer deporte en verano. Porque es importante mantener la actividad física, pero es indispensable hacerlo con total seguridad.

11 Consejos para hacer deporte en verano

Las altas temperaturas no tienen por qué significar la vuelta al sedentarismo hasta que llegue otoño, de hecho, podemos seguir la mayoría de nuestras rutinas deportivas teniendo en cuenta ciertos aspectos. A continuación, te dejamos los consejos para hacer deporte en verano que debes tener en cuenta:

  • Horario deportivo: Nunca debemos salir a hacer deporte al aire libre durante las horas centrales del día, ya que es cuando el sol pica más y las temperaturas son más elevadas. Las mejores horas para hacer ejercicio son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde. Es decir, cuando sale y cuando se pone el sol. Si por nuestro horario familiar o laboral nos resulta imposible seguir estas pautas, entonces se debe hacer en lugares con sombra o en interiores climatizados.
  • Hidratación: seguramente es el punto clave y más importante para evitar cualquier problema mientras hacemos deporte en verano: hay que mantenerse constantemente hidratado. ¿Pero qué significa mantenerse hidratado? Para que nos hagamos una idea, cuando estamos haciendo ejercicio, debemos beber entre 200 y 400 ml de agua cada media hora. Si eres de los que en verano siempre necesita un refresco en la mano, seguramente te interesará nuestro artículo sobre las bebidas refrescantes saludables para el verano.
  • Usar ropa y equipamiento adecuado: aunque parezca una obviedad, no todo el mundo lleva la ropa adecuada para hacer deporte. Menos aún en verano. Debemos usar telas ligeras y transpirables, además, debemos tener bolsillos o una bolsa donde llevar agua o incluso fruta o alguna barrita energética.
  • Hidratación externa: ya hemos comentado la importancia de beber agua, pero la hidratación no solo debe ir por dentro. Es importante mojarse la cabeza e ir remojándose de vez en cuando para ayudar a que nuestro organismo pueda regular la temperatura corporal. En el siguiente artículo te explicamos la importancia del agua en nuestro cuerpo.
  • Cabeza protegida: si practicamos deporte de exterior es imprescindible llevar siempre la cabeza protegida para que el sol no nos impacte directamente y podamos sufrir una insolación o golpe de calor.
  • Crema solar: la crema solar no solo debe ser un imprescindible en la playa y en la piscina, también lo debe ser mientras practicamos deporte en el aire libre. Además, no solo es importante usar un protector que sea resistente al sudor, sino que debemos recordar volver a ponérsela si estamos mucho tiempo fuera. La cara, las orejas y los antebrazos suelen ser los sitios más desprotegidos y a los que debemos prestar más atención.
  • Reducir intensidad: aunque estemos en un interior, que lo hagamos cuando el sol no está alto o practiquemos el deporte en la sombra sigue haciendo mucho calor, lo mejor que podemos hacer es reducir la intensidad del ejercicio para no sobrecargar nuestro cuerpo.
  • Descansar: si el descanso ya es imprescindible para nuestro día a día y se magnifica si practicamos deporte, hacerlo durante el verano ya es una obligación. Es por eso que si el calor de la noche ha hecho que no durmamos bien lo recomendable seria bajar la duración o la intensidad de nuestra práctica.
  • Mejor deportes acuáticos: así como invierno es la estación para esquiar, verano trae deportes propios que solo podemos disfrutar durante esta época en las mejores condiciones: natación en el mar, piragüismo, surf… Aunque los deportes de agua también pueden provocarnos deshidratación y otros problemas causados por el exceso de sol, estar dentro del agua ayuda a nuestro cuerpo a mantener una temperatura más baja.
  • Baños de agua fría: después de hacer deporte en verano es muy recomendable darse una ducha de agua fría –fría, que no congelada- para ayudar a que nuestro cuerpo regule la temperatura.
  • Estiramientos: En invierno, debido a las bajas temperaturas, notamos más el agarrotamiento de los músculos, razón por la cual estiramos con más asiduidad. La realidad es que los estiramientos los debemos hacer siempre, antes y después de cada entrenamiento. En verano, debemos prestarle más atención, ya que quizás el cuerpo no nos lo pida tanto, pero siguen siendo igual de necesarios.

Cuándo debes parar

A veces nos pueden más las ganar de practicar nuestro deporte favorito que la sensatez de quedarse en la comodidad de la sombra. Por otro lado, dependiendo del calor y del tipo de actividad que realicemos, aun tomando las precauciones necesarias, es posible que suframos deshidratación o un golpe de calor. Es por eso que queremos explicarte cuáles son los síntomas que nuestro cuerpo emite para que dejemos estar inmediatamente esa actividad. Debemos parar de hacer ejercicio siempre que notemos:

  • Que nuestra eficiencia disminuye ostensiblemente.
  • Notamos mareos o pérdida del equilibrio.
  • Dolor en el abdomen o las piernas, incluso calambres.
  • Sentimos que estamos muy calientes.
  • Dolor de cabeza.
  • Notamos que perdemos fuerza.
  • Mucha sed.
  • Agotamiento.

Si notamos alguno de estos síntomas mientras practicamos deporte en verano es importante dejarlo e hidratarnos correctamente. Es muy recomendable hacerlo con bebidas isotónicas o simplemente con agua. Si tomamos agua tampoco es recomendable hacerlo en exceso.

Ahora que ya te hemos dado estos consejos para hacer deporte en verano sin dejarnos la salud ya no tienes excusa. Quizás el termómetro no será tu amigo durante estos meses, pero quien seguro que no debe ser tu enemigo es la báscula. ¡Disfruta tu entrenamiento!