Después de unas merecidas vacaciones, durante esta semana, mucha gente vuelve a casa, al trabajo y a la rutina habitual. Tras unas semanas alejado de las preocupaciones y los quehaceres diarios, volver a la rutina de madrugar, trabajar y volver a casa puede resultar complicado para mucha gente. Trasnochar, levantarse tarde, relajarse durante todo el día… todas estas actividades suelen alterar nuestros ciclos del sueño y dificultar la vuelta a la rutina.

Es por eso que muchas veces resulta necesario hacer una transición para que este retorno a la normalidad sea lo más rápido posible y con las mínimas consecuencias. ¿Quieres saber cómo evitar el síndrome postvacacional?, ¿Quieres que te demos unos cuantos consejos para volver a la rutina después de vacaciones? ¡Sigue leyendo el siguiente artículo de Welthy y te lo explicamos!

Causas del síndrome postvacacional

Las vacaciones son el recreo anual, la recompensa en forma de ocio tras un año de duro trabajo. Durante estas semanas del año podemos hacer todo aquello que hemos ido posponiendo a causa de las obligaciones diarias y dedicar tiempo a lo que más nos apasiona. Teniendo esto en cuenta, se suelen producir dos hechos que dificultan la posterior vuelta a la rutina:

Perdemos la noción del tiempo

Ya se sabe que cuando disfrutas el tiempo pasa mucho más rápido. Del mismo modo, cuando te aburres parece que el reloj no avance. Durante las vacaciones, el tiempo pasa de una forma especial. Por un lado, los días se suceden a una velocidad de vértigo. Por el otro, en apenas una semana parece que hayamos vivido así toda la vida y se hace raro pensar que apenas 6 días antes estabas en una oficina. El efecto de las vacaciones en nuestra mente es de una liberación que hace que no sepamos en qué día vivimos. Del mismo modo, ir a dormir tarde y levantarnos tarde también hace que alteremos nuestros ciclos del sueño, dificultando la vuelta a la normalidad.

A lo bueno nos acostumbramos rápido

Cuando has tenido unos días de desconexión, resulta complicado pensar en la vuelta al trabajo, aunque realmente disfrutes haciéndolo. Nuestro cuerpo tiene una gran capacidad de adaptación, tanto a las situaciones difíciles, como sobretodo a las situaciones óptimas. Esta es una barrera, sobretodo mental, que puede boicotearnos en nuestro objetivo de volver a la rutina sin más consecuencias.

Teniendo todo esto en cuenta, a continuación te vamos a explicar una serie de consejos para volver a la rutina ahorrándote muchas de las complicaciones asociadas. ¡No te los pierdas!

Actitud positiva

La actitud lo es todo. Si no pones de tu parte para evitar esa sensación de angustia que te provoca la vuelta a la normalidad resultará muy difícil conseguirlo. Tienes que pensar que todos esos hábitos que ahora te resultan tediosos, hace apenas unas semanas los hacías sin problema. Ir al gimnasio, levantarse temprano, trabajar… Des de Welthy queremos poner nuestro grano de arena, y con nuestros menús saludables a domicilio para mujeres y para hombres, te ahorrarás tiempo y ganarás en calidad de vida.

Márcate pequeños retos

Cuando tenemos mucho trabajo por delante solo vemos un gran lío y cuesta pensar en cosas particulares. Esto hace que nos agobiemos y acabemos por no hacer nada. Es por eso que resulta tan importante marcarse pequeñas metas, cumplir objetivos concretos. Mucho más rápido de lo que pensabas ya habrás acabado con todo lo que te agobiaba. Marcarte pequeños retos diarios puede ser una buena forma de saltarse la angustia: hoy deshaz las maletas y haz la colada, mañana sal a correr temprano, al siguiente haz la compra de la semana… Poco a poco volverás a la normalidad sin que se haga tan brusco.

Haz ejercicio

La vuelta al ejercicio es una de esas antiguas rutinas que mucha gente va posponiendo y acaba por olvidarla por completo. Más allá de los motivos que puedas tener para ejercitarte, ya sea perder peso, ganar músculo o simplemente divertirte, el ejercicio es un gran higienizante mental, que te ayudará a sobreponerte a la dificultades mentales de la vuelta a la rutina.

En este artículo de Welthy te explicamos cómo debe ser la vuelta al ejercicio y te damos algunos consejos.

Vigila la alimentación

Nuestra alimentación suele ser lo primero que se resiente cuando estamos de vacaciones y uno de los principales consejos para volver a la rutina que debes tener en cuenta. No solo tendemos a comer más, sino que tendemos a comer peor, hacer más cenas copiosas… Aunque en algún punto puedes sentir el pinchazo del remordimiento, al segundo piensas que estás de vacaciones, que puedes hacer un extra. De por sí eso no es malo, todos podemos pecar de vez en cuando y más si estamos de vacaciones. Ahora bien, volvemos a la normalidad y hay que comer bien de forma regular.

Si quieres ahorrarte todos los problemas de pensar en el menú, prepararte 5 comidas diarias y saber qué puedes comer te lo ponemos fácil. Nuestros menús saludables a domicilio en Barcelona te ayudarán a conseguir todo lo que te propongas. Elige tu sexo, elige tu objetivo y elige tipología de menú (completa o solo comida y cena). Recuperarás tu tiempo libre a la vez que nutres tu cuerpo con la mejor comida.

No seas muy inflexible

Una vez has vuelto de vacaciones no tienes porque recuperar la normalidad de un día para otro. Has desconectado, te has relajado y ahora toca volver a la rutina, pero no se tiene que hacer de golpe. Si intentas recuperar la agenda y el calendario que seguías antes seguramente te vas a estresar y será peor. La solución es ir volviendo a tu calendario habitual de forma paulatina. Evidentemente, aquello que no se puede posponer se debe hacer ya. Tu trabajo será en discernir entre qué es lo prioritario y qué no, empezar por lo importante y recuperar la rutina menos importante más adelante.

Una gran rutina que puedes empezar a poner en práctica ahora es reservarte media hora al inicio de cada jornada para planificar lo que debes hacer durante el día. Esto no solo te hará ser más productivo, sino que te aliviará de cargas innecesarias y te ayudará a centrarte en aquello que es más importante.

Recupera el ciclo del sueño

Este, seguramente, es uno de los consejos para volver a la rutina más importantes que te podemos dar. Un buen descanso es uno de los hábitos más saludables que puedes tener, y tu obligación debe ser cuidarlo al máximo.

Como ya hemos dicho, el sueño suele ser una de las cosas que perdemos antes durante las vacaciones. Vamos a dormir tarde, nos levantamos también tarde, nos vuelve a costar dormirnos y volvemos a levantarnos tarde… No obstante, ahora tienes que volver a levantarte temprano, y pasarse las noches en vela no es una opción.

Muchas veces, solo pensamos en como dormiremos en el momento en que nos vamos a la cama, sin tener en cuenta que todo lo que hacemos durante el día afecta. Empieza por cenar ligero, hacer algo de ejercicio, evitar el café o el alcohol. A partir de ahí, planifica tu horario de sueño desde un par o tres de días antes. Si te has acostumbrado a irte a dormir a la 1 y levantarte a las 10, de un día para otro costará mucho dormirse a las 11 y levantarte a las 7. Hazlo de forma progresiva y tu cuerpo se podrá adaptar mejor.

Proponte nuevos retos

Los nuevos retos son ideales para renovar las ilusiones y afrontar la vuelta a la rutina con más energía. Seguro que durante las vacaciones has estado pensando en todas esas cosas que te gustaría hacer, cambios que puedes dar en tu vida. Ahora es el momento de hacerlo. Estos retos pueden ser cualquier cosa, desde empezar a aprender un nuevo idioma, buscar otras perspectivas laborales, empezar a practicar un deporte o hacer algún curso de cocina.

Limpia tu bandeja de entrada

Si bien uno de los mejores consejos cuando estás de vacaciones es no mirar la bandeja de correos electrónicos, a la hora de volver hay que limpiarla cuanto antes. Esta puede ser una tarea algo tediosa y lenta, pero hay que hacerla pronto para poder focalizarte en lo importante.

Primero de todo, tranquilo/a. Seguramente tendrás muchos correos pendientes, pero de esos, muchos serán solo ruido. Si sabes que no son importantes, bórralos directamente. No pierdas el tiempo en aquello que sabes que no lo debes perder. Así también evitarás distracciones innecesarias tan frecuentes en estos días de vuelta a la rutina.

Una vez hayas solo te queden los importantes, prioriza. Cuáles se deben responder ya, cuáles pueden esperar, cuáles son para dentro de unos días… En poco tiempo habrás establecido un calendario y te habrás ahorrado muchos dolores de cabeza.

No pierdas los nervios

Como ya hemos comentado antes, cuando volvemos de vacaciones nos pueden asaltar muchos estímulos. Parece que el trabajo se acumula, que no tenemos ritmo y que no vamos a llegar a todo. Es importante mantener siempre los nervios a raya, establecer prioridades y centrarse en las cosas que son importantes.

Hay que quitar el foco al gran cuadro y centrarlo en las cosas pequeñas. Solo de este modo lograrás afrontar de forma proactiva los problemas que van surgiendo en vez que quedarte inmóvil agobiado por el trabajo.

¿Que te han parecido estos consejos para volver a la rutina después de vacaciones? Al principio, todos podemos sentirnos algo abrumados, pero si sigues estas pautas seguro que la transición se hace mucho más agradable. Además, si por el camino sacas algún consejo para aplicarlo a tu día a día, más que mejor. ¡Solo nos queda desearte una feliz vuelta de vacaciones!