En la sociedad actual, con un ritmo de vida muy acelerado, a veces resulta complicado seguir unas rutinas fijas. Reuniones, plazos de entrega, imprevistos… No solo es que no sepamos cuántas veces debo comer al día, sino que nunca sabes cuando podrás sacar tiempo para hacerlas. Si además, a eso le sumamos el hecho de que mucha gente no le da la importancia necesaria a algunas comidas como el desayuno o la merienda, acabamos con que apenas se hacen un par de buenas sentadas.

Con esto siempre surge la eterna duda. ¿Cuántas veces debo comer al día? Pregunta a la que se le van sumando otras: qué cantidades debo comer, cuál es la más importante, qué pasa si me salto alguna comida… Si quieres saber cuántas veces hay que comer al día sigue leyendo este artículo de Welthy y te explicaremos todo lo que necesitas saber para llevar una alimentación saludable, adecuada y balanceada.

Cuántas veces hay que comer al día

Cuando tenemos una duda de este tipo debemos ir a buscar a los que saben, en este caso, los nutricionistas. Estos aconsejan que debemos comer 5 veces al día, así podemos metabolizar mejor los alimentos que ingerimos, mejorar nuestra salud y prevenir los atracones y la obesidad. Este es uno de los puntos principales de nuestros planes semanales a domicilio, que se basan en 5 comidas diarias contadas por calorías para conseguir los objetivos propuestos.

Estas 5 comidas son el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena. Si bien estas deben darse en ciertas horas del día, las rutinas diarias de cada persona pueden hacerlas variar. No obstante, según los nutricionistas, lo más importante no es tanto a qué hora comemos cada comida sino la calidad de la misma.

Beneficios de comer 5 veces al día

Como ya hemos dicho, comer 5 veces al día ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad y el sobrepeso, pero también puede ser una buena prevención para problemas cardiovasculares o de diabetes. Del mismo modo, aumentar las tomas, mejorará la disminución de la grasa corporal así como del colesterol total y del LDL.

No obstante, estos beneficios no vienen solo por el simple hecho de aumentar el número de veces que comemos. Para que esto resulte beneficioso para nuestro cuerpo debemos cuidar la calidad y la cantidad de lo que comemos. No va a servir de nada comer 5 veces al día si en cada toma comemos productos altos en grasas, azúcares o sodio. Del mismo modo, la idea detrás de las 5 tomas diarias es repartir la cantidad total de alimentos en porciones más pequeñas. Así pues, si comemos porciones igual de grandes que si hiciéramos 3 comidas, el resultado total va a ser que acabaremos por comer más.

La importancia de las colaciones

De aquí nace la importancia de las colaciones de media tarde y media mañana: el almuerzo y la merienda. La glucosa es la sustancia de donde, principalmente, nuestro cuerpo saca la energía. Si estamos más de 4 horas sin comer, el flujo de la glucosa se ve afectado y, consecuentemente, también afecta a nuestra energía. Comer a media mañana y a media tarde hará que nuestro cuerpo no tenga bajadas de glucosa, evitando así los atracones a la hora de comer y cenar, y manteniendo nuestra energía alta durante todo el día.

Cuándo debo comer

Ahora que ya hemos hablado sobre cuántas veeces debemos comer a lo largo del día, una pregunta que te puede venir a la cabeza es a qué hora se debe hacer. ¿Es lo mismo desayunar a las 7 que a las 10 de la mañana?, ¿Afecta en algo cenar a las 8 o a las 11 de la noche? En los últimos años la biología ha estudiado en profundidad los mecanismos internos de nuestro cuerpo y la forma en la que se adapta a nuestro entorno. Precisamente gracias a eso, ahora podemos dar una respuesta científica a cosas que intuíamos pero no sabíamos con certeza.

Ritmos circadianos

¿Has oído hablar alguna vez de los ritmos circadianos? Resumiéndolo en palabras sencillas, son los ciclos de 24 horas por los que nuestras hormonas se guían, lo que popularmente se conoce como reloj biológico. Podríamos decir que los ritmos circadianos son los encargados de que tengamos sueño por la noche y estemos despiertos durante el día.

Gracias al estudio de los ritmos circadianos, ahora sabemos que no es lo mismo comer mucho por la noche que comer mucho por la mañana y que cuanto más se acerque la ingesta de alimentos a las primeras horas del día, más beneficios obtenemos.

Qué, cuánto y cuándo

No nos cansaremos de repetir que la alimentación es la columna vertebral de una vida saludable. En ese sentido, todo lo que le rodea puede ser una ayuda a la hora de sentirnos mejor. Qué comemos es imprescindible, cuánto lo hacemos es muy importante, pero también lo es el cómo y el cuándo.

Respecto a la horas en las que debemos hacer nuestras comidas, podemos dar una serie de consejos y líneas rojas. No obstante, no queremos preocupar a nadie, ya que somos conscientes que el trabajo y las obligaciones pueden hacer que muchas veces no podamos cumplir estos horarios. A pesar de esto, siempre que sea posible, deberíamos intentar seguir estas pautas:

No se debe comer más allá de las 3 de la tarde: la comida del mediodía se debe hacer antes de esta hora, ya que más tarde afecta en el control del azúcar en sangre y favorece la ganancia de peso.

No se debe cenar más tarde de las 9: aunque en nuestro día a día mediterráneo las 9 puede parecer una hora idónea, ya vamos tarde para cenar. Si miramos a nuestro alrededor veremos que nuestro horario no es normal, no solo porque pueda afectar al nivel de azúcar en sangre, sino porque dificulta la digestión al ser una hora muy cercana al sueño.

Otra cosa que ha demostrado la cronobiología y el estudio de los ritmos circadianos es que la genética puede afectar nuestros horarios y lo que nos va mejor. Hay dos perfiles de personas, y otras indefinidas, que se pueden separar entre nocturnos y diurnos. Dependiendo de cada perfil, nuestro cuerpo se adapta mejor a unas horas o a otras. Es por eso que se hace muy difícil dar unas reglas universales, ya que al final, lo que le va bien a uno puede ser muy distinto de lo que funciona para otro.

En resumen…

Una alimentación saludable es la suma de muchos factores. Lo más aconsejable es comer cinco veces diarias, con producto fresco y de calidad y en raciones adecuadas. Por otro lado, es muy importante adaptar nuestra alimentación a nuestro estilo de vida y actividad física. Obviamente, no debe comer lo mismo un jubilado de 70 años que una atleta olímpica. Precisamente en eso se basan los planes nutricionales de Welthy. Menús semanales individuales pensados en objetivos personales y concretos, llevados a cabo por un chef que sabe tratar el producto de proximidad para brindarle el máximo sabor y respetarlo. Échale un vistazo a nuestros menús para mujer y nuestros menús para hombre, elige tu objetivo y empieza una nueva vida.