La primera vez que lo escuchas cuesta aceptarlo, pero la realidad es que la felicidad y nuestros estados de ánimos no son algo tan romántico como podíamos pensar. Lo cierto es que nuestra felicidad, así como el bienestar emocional y nuestro equilibrio psicológico tienen mucho que ver con la química.
Hay distintas sustancias y hormonas que genera nuestro cerebro y que, si están en los niveles adecuados, son las encargadas de mantener nuestro equilibrio mental y de llevarnos a ese estado que conocemos como felicidad. Para todos los que andan buscando la receta de la felicidad, quizás es una alegría saber que existe la hormona de la felicidad, y no solo eso, sino que la podemos activar de forma natural en nuestro cuerpo. ¡A continuación te lo explicamos todo sobre la hormona de la felicidad: nombre y cómo aumentarla naturalmente.

¿Qué es la felicidad?

No podemos salir a buscar la receta mágica sin saber primero qué es lo que buscamos. En realidad, este puede llevar a ser un debate filosófico, pues no son pocos los pensadores que a lo largo de la humanidad han intentado encontrar respuesta a esta pregunta: ¿Qué es la felicidad?
Popularmente entendemos como felicidad a la sensación de bienestar y emociones positivas que sentimos de forma subjetiva cuando alcanzamos una meta. Como hemos dicho este bienestar es subjetivo, sin embargo, tiene mucho impacto en la forma como nos sentimos físicamente e interpretamos el mundo que nos rodea. Ya sabes, eso de que la felicidad llama a la felicidad.

Pero en los últimos años, neurocientíficos y endorcinólogos han intentado ahondar en los orígenes de la felicidad y han encontrado que no es tan subjetiva como pensábamos. No todo es tan romántico como pensábamos sino que hay 4 sustancias que están detrás de esos sentimientos positivos: las endorfinas, la oxcitocina, la serotonina y la dopamina, conocidas como las hormonas de la felicidad.

Las hormonas de la felicidad

Como acabamos de comentar, no solo existe una hormona de la felicidad, sino que se trata de cuatro (Siendo precisos tampoco se trata de hormonas, ya que son neurotransmisores).
Cada una de ellas cumple una función específica en nuestro estado emocional y en la búsqueda de la felicidad. A continuación te explicamos cómo se activan las hormonas de la felicidad cada una y qué función cumple:

Endorfina

Es la encargada de proporcionarnos euforia, sobre todo para sobrellevar el dolor. Nos da ese extra que necesitamos para sobrellevar las adversidades y sobreponernos a los golpes.

Serotonina

Es un elemento imprescindible para tener un estado anímico saludable, de hecho, la depresión y la ansiedad se deben a niveles bajos de este neurotransmisor. Cuando la serotonina aumenta, ante situaciones buenas o de realización personal, nos sentimos automáticamente relajados y positivos.

Dopamina

También se le conoce como la hormona del amor, puesto que se relaciona con este sentimiento y con alguno de sus derivados, como la lujuria. Se considera el centro del placer, pues es la que nos impulsa a repetir esas acciones que nos proporcionan placer o beneficios. La causa de las adicciones a sustancias como el tabaco, las drogas o el alcohol la encontramos en que su consumo produce la liberación de dopamina.

Oxitocina

Es el neurotransmisor más importante a la hora de establecer vínculos emocionales y relaciones de confianza. Es por eso que a nivel mediático se la ha bautizado como la hormona del abrazo.

Como hemos visto, nuestro cuerpo es un mecanismo con muchas piezas. Pero a pesar de que son muchos los elementos y sustancias que favorecen la felicidad, hay uno que se ha ganado a pulso el nombre de hormona de la felicidad: la serotonina.

Serotonina: la hormona de la felicidad

La serotonina es un neurotransmisor que nuestro cuerpo produce naturalmente en los intestinos y en el cerebro. Como neurotransmisor, su función es posibilitar las conexiones neuronales, haciendo que funcione la actividad del sistema nervioso.
La serotonina tiene muchas funciones en nuestro cuerpo, casi todas vitales. Algunas de las más importantes son:

  • Regula nuestro apetito. (en el siguiente artículo te hablamos sobre el hambre emocional)
  • Controla la libido sexual.
  • Mantiene la temperatura corporal
  • Participa en los mecanismos de control del miedo y la ansiedad.
  • Desarrolla un importante papel en la formación ósea.

Pero si por algo es conocida la serotonina es por el rol que cumple regulando nuestro estado de ánimo e inducir al bienestar emocional, por ser la hormona de la felicidad. Su presencia en nuestro organismo hace que se incremente nuestro bienestar, a su vez, nos relaja y nos hace ser positivos. No obstante, cuando los niveles de serotonina se desequilibran aparece todo lo contrario: agresividad, aumento de la angustia y ansiedad, malestar, tristeza… De hecho, enfermedades mentales como la depresión se relacionan con niveles bajos de serotonina. Es por eso que muchos de los medicamentos antidepresivos en realidad lo que hacen es bloquear la recaptación de este neurotransmisor para que aumente la disponibilidad del cerebro y así mejore el estado mental.

Cómo activar la hormona de la felicidad naturalmente

Afortunadamente, tenemos a nuestra disposición recursos naturales para aumentar la serotonina en nuestro cuerpo. Si quieres saber como activar la hormona de la felicidad naturalmente sigue estos consejos:

Ejercicio físico

El deporte y el ejercicio físico regular son uno de los mejores antidepresivos naturales, ya que hacen aumentar los niveles de serotonina de nuestro cerebro. Además, también aumentan los niveles de endorfinas.

Alimentación

La alimentación no solo está en la base de un físico saludable, sino que también es imprescindible para una salud mental de hierro y para ser felices. La clave para aumentar la hormona de la felicidad con la alimentación está en llevar una dieta rica en triptófano, una sustancia que encontramos en alimentos como el pescado azul, el pavo, los frutos secos, las legumbres o el delicioso chocolate de nuestro bizcochoco que facilita la producción de serotonina.
En Welthy no solo cuidamos de tu alimentación, sino que también cuidamos de tu felicidad, es por eso que en nuestros menús semanales saludables a domicilio siempre encontrarás los mejores productos naturales ricos en triptófano.

Descanso

Descansar y dormir las horas que el cuerpo necesita es imprescindible para mantener saludables nuestros niveles de serotonina. Nuestro cuerpo repone la serotonina durante las horas de sueño, es por eso que privarlo de ese descanso no solo tiene efectos negativos a nivel físico, sino que también nos hace estar más irritables y taciturnos por la falta de serotonina.

Toma la luz solar

La vitamina D es junto al triptófano otra de las sustancias que ayuda a la producción de la serotonina. Si tenemos en cuenta que la luz solar es una de nuestras principales fuentes de Vitamina D, llegaremos a la conclusión de que una de las mejores formas de activar la hormona de la felicidad es tomando el sol –siempre de forma moderada y con protección-, paseando o realizando actividades al aire libre. ¡Si juntas deporte y sol consigues un 2×1!

Reduce los niveles de estrés

El estrés es uno de los peores enemigos de la serotonina. Cuando estamos estresados los niveles de la hormona de la felicidad disminuyen, es por eso que debemos hacer todo lo que está en nuestras manos para que esto no ocurra. La mejor manera de conseguirlo es mediante ejercicios de relajación o respiración y con ejercicio físico regular.

Evita los estimulantes

Hay ciertas bebidas como el té o el café que son estimulantes y que propician el aumento de los niveles de excitación y estrés. Estos a su vez hacen bajar los niveles de serotonina haciendo que sea más difícil que nuestro cuerpo la produzca de forma natural. Lo mejor es evitar este tipo de bebidas y optar por otras infusiones que no sean estimulantes, como la menta o la tila.

Evita los azúcares refinados

Los azúcares refinados no solo carecen de valor nutricional sino que, además, favorecen la aparición de la ansiedad por comer y el estrés, bajando los niveles de serotonina de nuestro cuerpo. Como ya hemos dicho antes, una buena alimentación está en la base de la producción adecuada de serotonina. Desde Welthy lo tenemos muy presente, y nuestros menús tienen un 0% de azúcares refinados.

Cuida la salud emocional

Cuidarse no solamente implica llevar una buena dieta y practicar ejercicio de forma regular, cuidar también significa dedicarnos tiempo a nosotros mismos, hacer la cosas que nos gustan, pasar tiempo con la gente que queremos, dedicar nuestras horas a cosas que nos relajen o nos produzcan felicidad. El mayor motor para la felicidad es hacer cosas que nos hacen felices y la serotonina aumenta de forma natural cuando nos sentimos bien.

Ahora que ya sabemos qué es la hormona de la felicidad y cómo activarla, ¿nos ponemos a ello?