Nunca debemos fiarnos de las primeras impresiones, pero a veces la intuición no falla. Después del ajetreo de las primeras semanas de confinamiento, de las video llamadas, de los festines en la cocina y de la necesidad de llenar las horas del día con mil actividades, llegaron esas primeras sensaciones: creo que estoy ganando peso.

Lo que muchos ya sospechaban se ha cumplido si observamos los primeros estudios que están viendo la luz, y es que en general, la mayoría de la población ha engordado durante estos meses de confinamiento, y no poco, entre 3 y 5 kilos. La realidad es que estos resultados no son de extrañar, entre las consecuencias del confinamiento encontramos un estilo de vida mucho más sedentario, un aumento de las tentaciones al tener la comida mucho más a mano, picar entre horas… vamos, todos los ingredientes necesarios para engordar.

La Cuarentena y el carrito de la compra

Si echamos la vista atrás hacia los primeros días de confinamiento, observamos que los hábitos de consumo a la hora de ir a hacer la compra han variado. En un primer momento, hubo un pequeño estado de pánico que llevo a la gente a hacer una compra más de supervivencia. Todos recordamos el furor por comprar papel de baño, pero también lejía, desinfectantes, arroz o productos envasados de larga duración. Con el paso de las semanas, cuando se demostró que no habría ningún desabastecimiento, la compra se fue volviendo más caprichosa, pensando más con el paladar que con la cabeza.

De este modo, en las últimas semanas de confinamiento, los productos estrella de los supermercados, los que han aumentado más sus ventas, han sido las patatas fritas, los helados, la cerveza o la levadura –necesaria para hacer bizcochos-, todos ellos, productos que sin duda han contribuido activamente a esos 3 o 5 kilos que se han ganado de media.

Si a esto le sumamos un estilo de vida completamente sedentario nos sale el cóctel ideal para engordarse. Pero, ¿El confinamiento nos ha afectado a todos por igual?

El peso ganado por edades y sexo

En lo que tiene que ver con el confinamiento y la dieta, los que peor han soportado la cuarentena han sido los hombres de entre 30 y 40 años. Los datos nos dicen que este grupo de población ha aumentado un mínimo de 3 kilos de media. En el otro lado de la balanza, están las mujeres de entre 20 y 30, un 60% afirma no haber engordado ni un kilo durante estos meses.

A nivel de sexos también encontramos diferencias: los hombres han ganado 2,7 kilos de media, mientras que las mujeres lo han hecho 2,3. Por otro lado, otra de las diferencias entre ambos es que las mujeres son más conscientes que los hombres de los excesos que les han llevado a esa ganancia y también están más dispuestas (70%) a recuperar el peso anterior a la cuarentena.

Otro de los grupos más afectados por el aumento de peso, son precisamente los que más han padecido los efectos coronavirus, los mayores de 60 años. En este caso, no solo se suma un tema de dieta, sino que el confinamiento y la falta de ejercicio físico ha provocado pérdida de movilidad y de tono muscular.

Finalmente, las diferencias también se notan a nivel socioeconómico, ya que el grupo de población que más ha aumentado de peso ha sido entre las persones sin trabajo y con pocos recursos, algo de lo que, desgraciadamente, tampoco se van a salvar los niños y adolescentes en esta situación.

Cómo superar las consecuencias confinamiento

Mantener un estado de salud bueno durante el confinamiento, siguiendo una dieta equilibrada y un ejercicio físico regular, no solo es necesario para mantener un peso correcto, sino que también nos ayudará a afrontar el desconfinamenieto con más garantías, ya que nuestro cuerpo estará más preparado para afrontar posibles enfermedades e infecciones.

Para conseguir perder el peso ganado durante estas últimas semanas es necesario actuar el dos frentes:

Ejercicio físico

En este artículo te explicamos cómo debe ser la vuelta al ejercicio. La actividad física no solo nos ayudará a quemar calorías y recuperar el tono muscular, también nos hará segregar endorfinas i serotonina, la hormona de la felicidad, lo que nos hará dormir mejor y sentirnos más a gusto.

Alimentación

Para ponerle freno a este aumento de peso y empezar a recuperar la silueta es imprescindible rebajar la ingesta calórica, no comer productos ultraprocesados y empezar a planificar los menús semanales. En welthy hacemos todo esto por ti y, además, te lo llevamos a casa. Elige el menú que más se adapte a tus necesidades calóricas y descubre por ti mismo como se pueden comer verdaderas delicias y perder peso. Si tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nuestra nutricionista para que te ayude a elegir el menú que mejor se adapte a tus necesidades.