CESTA

Envío
Pasa por caja para calcular coste de envio у finalizar la compra
Totales del carrito
Subtotal 0,00
Total 0,00
Cómo comer sano con poco dinero

Cómo comer sano con poco dinero

06/04/2022 Última modificación: 16/02/2023

Comer sano con poco dinero es posible y desde aquí te vamos a enseñar cómo hacerlo. Solo tienes que seguir unas estrategias muy sencillas que te concederán un plan de alimentación saludable que no perjudicará tu bolsillo. Puede que pienses que no resulta una tarea sencilla, más aún cuando normalmente los alimentos orgánicos tienen un precio superior que los procesados, muchos de los cuales son pésimos a la hora de mantener una dieta sana y nutritiva. Sin embargo, es posible hacerlo si sabes cómo. ¡A continuación, desde la Welthy Magazine te explicamos cómo comer sano con poco dinero! Y es que todo el mundo puede disfrutar de una alimentación equilibrada sin necesidad de gastar demasiado.

¿Cómo comer sano sin gastar mucho dinero?

¿Cómo comer sano sin gastar mucho dinero?

A menudo, solemos recurrir a envasados y alimentos precocinados porque no disponemos de tiempo suficiente para cocinar. Sin embargo, pese a ser una opción rápida que nos facilita mucho el día a día, carecen de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. El resultado, es que no estamos alimentando nuestro cuerpo, ya que estos alimentos no nos aportan los nutrientes que necesitamos, pero por otro lado, nos estamos hinchando a calorías que no quemaremos por mucho deporte que hagamos.

Hay algo que se repite a menudo y que no es verdad. Y es que se cree que comer bien significa gastar más dinero. Lo cierto es que existen varias estrategias a tener en cuenta que te permitirán ahorrar sin que tu salud se vea resentida. Una vez las incorpores a tu vida, te darás cuenta de que habrás mejorado la lista de la compra casi sin esfuerzo. 

¿Quieres aprender a comer sano con poco dinero? Toma nota de los siguientes consejos:

Planifica la comida de la semana

Una de estas iniciativas consiste en planificar las comidas semanales. Aunque puede parecer complicado, esto te permitirá crear un menú saludable, con ingredientes económicos, y sin pasarte de la lista de alimentos creada. Aunque requiere cierto esfuerzo previo de planificación, a la larga vas a ahorrar tiempo, dinero y salud. No tendrás que pensar cada día que comes, lo tendrás todo preparado desde antes y con ello conseguirás no gastar dinero en productos que en realidad no necesitas. Además, podrás controlar las fechas de caducidad (comprando más barato) y saber qué productos frescos necesitas (para evitar que se echen a perder).

Compra en los mercados locales

Por otro lado, no está de más que empieces a comprar en mercados locales en los que pequeños productores ofrecen sus productos naturales a un precio más que razonable. Ten en cuenta que estos mercados pequeños distribuyen sus productos del campo de forma directa sin pasar por un proceso de industrialización, y a diferencia de las grandes superficies, no deberás pagar los altos costes de transporte y de intermediarios. Además, entre las ventajas que te da el hecho de comprar a pequeños productores es que te puedes asegurar de cómo es la producción, comprar alimentos libres de añadidos químicos y otros conservantes y para velar por tu salud y la de los tuyos. A todo esto, podrás seguir una dieta de temporada y preguntarle acerca de los mejores productos de cada momento. ¡Todo son ventajas!

Compra de temporada

En muchos artículos de la Welthy Magazine te hemos hablado de la importancia de comprar de temporada. ¿Pero qué pasa cuando queremos consumir un producto concreto y no es su temporada? Que los precios se disparan. Por suerte, la tecnología ha avanzado y nos ha dado herramientas para poder tenerlos siempre (y no hablamos de la exportación). Puedes comprar productos de temporada, cuando están más económicos, y congelarlos o conservarlos para otro momento. Es cierto que cuando mejor es un producto es cuando se consume fresco, pero no está de mal seguir este consejo para comer sano sin gastar mucho y disfrutando de los productos cuando queramos. ¿No sabes qué alimentos toca consumir? En el siguiente artículo te explicamos qué comer en primavera.

Compara precios

No estamos inventando la sopa de ajo, pero lo cierto es que muy poca gente se para a mirar y comparar precios de productos para conseguirlos a un precio más bajo. Comparar precios es otra estrategia más para disponer de productos saludables a precios económicos. Algunas marcas, pese a tener un producto similar, lo ponen al mercado a un precio diferente. Desde aquí te recomendamos que apuestes por otros fabricantes, aunque sean menos conocidas, para probar sus productos orgánicos a un precio inferior. De hecho, ahora la mayoría de supermercados disponen de productos de marca blanca, una gama propia que, al no gastar en publicidad, pueden mantener los precios bajos. No te preocupes por la calidad, no porque no la tengan, sino porque a menudo es el mismo producto que te venden 3 veces más caro pero con otro paquete.

Compra lo necesario

Parece otra obviedad, pero si nos paramos a mirar la cantidad de kilos y kilos de comida que se llegan a tirar en cada familia nos daremos cuenta que es un auténtico derroche de dinero. Si te preguntas qué más hacer para aprender cómo comer barato, te diremos que compres lo justo y necesario para evitar tirar comida. Ten en cuenta que a veces compramos tanto, que no nos da tiempo a utilizar todos los alimentos antes de su fecha de caducidad. Esto implica gastar más de lo necesario y desperdiciar comida, uno de los principales males de nuestra sociedad.

Comer bien con bajo presupuesto

Comer bien con bajo presupuesto

En el apartado anterior, te hemos mostrado algunas estrategias para ahorrar en tus compras, como planificar las comidas o comprar en mercados locales. Pero si tienes un presupuesto ajustado, también puedes valerte de estas sugerencias para comer bien con bajo presupuesto:

Alternativas económicas

Sí, sabemos que hay ingredientes saludables que tienen un precio elevado, pero existen varias opciones para no renunciar a ellos sin tener que subir tu presupuesto semanal. A menudo, nos dejamos llevar por las modas y la novedad del momento y dejamos a un lado opciones muy saludables que llevamos consumiendo toda la vida. Es habitual escuchar a la gente decir que no pueden comer sano porque no tienen presupuesto para ello. ¿La verdad? Esto es un mito y un gran error, siempre tenemos opciones económicas que pueden ser una gran alternativa, la clave está en conocerlas. Por ejemplo, no es necesario comer únicamente quinoa, también podemos optar por arroz integral o pasta integral, la avena también es una gran alternativa. En cuanto a las proteínas, las alubias, garbanzos o lentejas deben ser una parte fundamental de tu alimentación saludable, y no suponen un gran gasto.

Aumenta el consumo de agua

No estamos diciendo que sustituyas la comida por agua, sino que tomes de 1 a 2 litros al día para mantener tu cuerpo hidratado al mismo tiempo que contribuyes a desintoxicar la sangre y reduces la ansiedad por la comida. Esto es algo fundamental en una dieta saludable y mucha gente lo pasa por alto. El agua está libre de calorías, es vital para el correcto funcionamiento de nuestros órganos y aumenta la sensación de saciedad.  

Cultiva tus propios alimentos

Cómo comer barato no tiene que resultar tan complicado, tan solo tienes que buscar otras posibilidades. Por ejemplo, existen multitud de frutas, verduras e incluso hierbas y especias frescas que puedes cultivar perfectamente en tu jardín o en unas macetas de interior. Incluso si dispones de algo de tiempo, es posible crear un pequeño huerto para contar con nuestros propios alimentos de temporada. 

Adopta otras cocinas

Si siempre has cocinado platos de la gastronomía española (o del país que seas), te recomendamos que mires más allá y te decantes por otras opciones, ya sea comida asiática, mexicana o india. De hecho, el arroz es un alimento muy económico que se emplea en todas estas cocinas. Además, puedes hacer todas las variantes que creas conveniente para aportar fibra y proteína. Por ejemplo, a la hora de elaborar burritos, utiliza el relleno que desees. Además, puedes hacer una visita a los mercados étnicos de ámbito local. En estos lugares encontrarás alimentos sanos, variados e interesantes con una buena relación calidad/precio. 

Apuesta por cortes de carne más económicos

Aunque cuentes con un presupuesto bajo, puedes seguir disfrutando de la carne en su justa medida. Por ejemplo, los muslos de pollo son más económicos que las pechugas de pollo. Para que tengas una idea más clara, los cortes que vienen con hueso o proceden de órganos son más baratos a pesar de que pueden ser igual o más nutritivos. 

Reutilizar las sobras

Si te aburres de comer siempre lo mismo, te animamos a que sorprendas a tus invitados con platos riquísimos, realizados a partir de las sobras de otra comida. Ten en cuenta que puedes crear nuevas recetas deliciosas. Por ejemplo, cualquier ingrediente como albóndigas o unos trozos de pollo pueden convertirse en un ingrediente estupendo para hacer un sándwich de pan de centeno con aguacate, tomate y un chorrito de aceite de oliva. 

Aprovecha bien las ofertas

Para comer sano con poco dinero también es interesante tener en cuenta las ofertas. Si un pollo entero está en oferta, tal vez te interese comprar dos y preparar varias recetas sanas como sopa, pollo asado, arroz frito y más. También puedes congelar lo que no vayas a usar. 

Atento a la ofertas

Antes hemos hablado de los mercados locales que te ayudarán a ahorrar. Ahora bien, si los visitas al final del día, es posible que te encuentres con magníficas ofertas, pues los vendedores quieren deshacerse de la mayor parte de la mercancía para vender nuevos alimentos frescos al día siguiente. 

Opta por producto congelado

Si bien es cierto que consumir vegetales y frutas frescas es lo ideal, no siempre es lo más práctico, ni para el bolsillo, ni para nuestras ocupadas agendas. El hecho de adquirir productos congelados no afecta su valor nutricional y en cambio, puede influir en nuestra dieta porque son más rápidos de cocinar. Además, los productos congelados se pueden mantener durante mucho más tiempo, razón por la cuál podemos comprarlos en mayor cantidad y así ahorrar costes.

Nunca vayas a comprar con hambre

Cuando vamos a comprar después de estar sin comer durante horas tendemos a elegir productos mucho más calóricos y procesados. No es tu culpa, esta es una respuesta de nuestro cuerpo cuando estamos sin comer. Inconscientemente, este busca rellenar ese déficit con alimentos que nos aporten muchas calorías por si acaso volvemos a pasar otro período de hambruna. El resultado, cuando vamos al super con hambre acabamos comprando dulces, frituras, procesados o harinas blancas.

One thought on “Cómo comer sano con poco dinero”

  1. Buenas noches; soy discapacitado crónico postrado en una silla de ruedas y ha aumentado mi peso,el mismo le está haciendo muy mal a la médula y columna en general.
    Necesito una dieta barata ya que soy pensionista y cobro miserias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE PODRÍA GUSTAR

  • Coaching

    Hormona de la felicidad: Nombre y Cómo aumentarla

    La Hormona de la Felicidad existe y se puede aumentar de forma natural. ¡Te explicamos cómo!

    LEER
  • Nutrición

    ¿Por qué no pierdo peso haciendo dieta?

    Comer de forma equilibrada y hacer ejercicio son los dos pilares fundamentales de un estilo de…

    LEER
  • Nutrición

    ¿Los carbohidratos engordan o adelgazan?

    En los últimos años se ha ido extendiendo una corriente de opinión que demoniza los carbohidratos….

    LEER
  • Nutrición

    Qué comer en primavera

    El frío va desapareciendo, los días cada vez son más largos y el Sol asoma cada…

    LEER