CESTA

Envío
Pasa por caja para calcular coste de envio у finalizar la compra

Total del carrito

Subtotal 0,00
Total 0,00
Cómo eliminar la flacidez de los brazos

Cómo eliminar la flacidez de los brazos

15/07/2022

Los estragos de la edad, el estrés y los malos hábitos se dejan notar especialmente en algunas partes del cuerpo. Uno de los puntos más críticos en este sentido, sobre todo en el caso de las mujeres, son los brazos: cuando la flacidez aparece y da lugar a las temidas alas de murciélago, la ropa de verano se vuelve de repente menos apetecible. ¿Quieres saber cómo eliminar la flacidez de los brazos?

Por suerte, tenemos una gran cantidad de estrategias a nuestro alcance para luchar contra ese efecto que, además de ser antiestético, puede denotar que se hace necesario un cambio por salud en algunos hábitos de vida. En Welthy te lo contamos. 

Brazos flácidos y arrugados: causas

Brazos flácidos y arrugados: causas

Puede que te hayas puesto a pensar inmediatamente en caros tratamientos de medicina estética, pero aunque son una de las herramientas más potentes que existen, distan mucho de ser las únicas. Hay una gran cantidad de cosas que puedes hacer tanto para combatir como para prevenir el efecto de flacidez en tus brazos.

Las causas de la aparición del efecto de brazos flácidos son principalmente la pérdida de masa muscular y la acumulación de grasa en esta zona, así como la pérdida de colágeno, que hace que la piel se desprenda del músculo al no ser capaz de mantener su tersura original. 

Mientras que los hombres suelen acumular la grasa en el abdomen, las mujeres son más propensas a concentrarla en glúteos, muslos, caderas, pechos y, nuestro objetivo de hoy, los brazos.

Así, la lucha de cómo eliminar la flacidez de los brazos es una batalla a tres frentes, en la que hay que prestar atención tanto a la pérdida de grasa como a la recuperación de músculo, sin olvidarse de la salud de la piel. 

Con la edad, es inevitable que estos efectos se acentúen, e incluso si mantienes una vida activa o cuidas tu dieta, es muy probable que la flacidez de brazos acabe por aparecer un día: el envejecimiento provoca tanto la reducción de colágeno en la piel como la pérdida de masa muscular. 

Precisamente por todo esto es importante mantenerse en guardia y preparada para combatir este antiestético efecto en cualquier momento.

¿Cómo quitar la flacidez de los brazos en casa?

¿Cómo quitar la flacidez de los brazos en casa?

Una de las mejores formas en el plan de eliminar la flacidez de los brazos en casa son los ejercicios de fuerza que estimulen la musculatura de esa zona. Recuperando el músculo perdido, no solo se consigue un volumen estético con el que mantener la piel en su sitio, sino que se estimula también la producción de colágeno, lo que rejuvenece visiblemente la piel y le devuelve tersura. 

Muchos de estos ejercicios pueden trabajarse solo con tu propio peso, mientras que otros precisan de pesas o mancuernas. No necesitas grandes pesos, de hecho si estás iniciándote, con mancuernas de 1 o 2 kilos será más que suficiente para los tríceps y un poco más para los bíceps, y más adelante podrías aumentar el peso conforme ganes fuerza. También puedes usar pesos como botellas de plástico llenas de agua u otros objetos cotidianos de peso parecido y fáciles de sostener.

No te preocupes por la ganancia excesiva de músculo: no vas a parecer un culturista por solo unos ejercicios de tonificación. ¡Si fuera tan fácil generar esas cantidades de músculo, los deportistas profesionales no sufrirían tanto por conseguirlo!

Procura dedicar unos 20 minutos al día, 3 días por semana, alternando varios de estos ejercicios y sin repetir siempre los mismos. Recuerda que es importante estirar durante 5 minutos después de haberte ejercitado. 

Patada de tríceps

Las extensiones de tríceps son un ejercicio muy completo y popular al alcance de todo el mundo. Sigue estos pasos. 

  • Con la pesa en una mano y las rodillas semiflexionadas, inclina el tronco adelante, con la espalda recta, hasta casi la horizontal. 
  • Alza el brazo con la pesa hasta que tu codo esté a la altura de tus costillas, y después extiende el codo por completo. 
  • Vuelve a la posición de inicio hasta que tu mano vuelva a apuntar al suelo, y empieza de nuevo. 

Procura hacer entre 10 y 15 repeticiones, después descansa 1 minuto y vuelve a empezar para completar el ciclo 2 veces más. 

Extensión sentada de brazos

  • Siéntate en una silla o superficie estable y cómoda. Procura que no sea una cama o sofá, los acolchados excesivos no son buenos para el ejercicio porque te quitan estabilidad.
  • Con la espalda bien recta, alza los brazos por encima de tu cabeza con las pesas sostenidas en cada mano, o una de mayor peso entre las dos, las palmas hacia arriba. 
  • Dobla los codos dejando caer las pesas por detrás de tu cabeza en un movimiento controlado hasta formar un ángulo de unos 90º, y vuelve a la posición de inicio. 

Puedes hacer este ejercicio alternando un brazo y otro para concentrarte mejor en el movimiento, o con los dos a la vez si sostienes un peso grande entre ambas manos.

Como en el anterior caso, haz entre 10 y 15 repeticiones con 3 series completas y 1 minuto de descanso entre ellas.

Dippings o fondos de tríceps

Para eliminar la flacidez de los brazos  también puedes hacer este ejercicio, que es un poco más avanzado y usa tu propio peso. 

  • Prepara una silla o un banco y ponte de espaldas a él, apoyando las manos en el borde y flexionando los codos a unos 90º. 
  • Extiende las piernas completamente hacia adelante, de forma que te apoyes solo en tus talones y tus manos, y procura extender tus brazos hacia arriba, para luego volver a bajar hasta la posición inicial. 
  • Si te cuesta muy poco, puedes apoyar tus talones en otra silla enfrente, de forma que las bajadas serán más profundas y te costará más volver a subir. 

De nuevo, 3 series de 10-15 repeticiones.

Curl de bíceps

  • De pie, con los pies abiertos a la altura de los hombros, la espalda recta y las rodillas ligeramente flexionadas, sostén una pesa en cada mano con tus brazos cayendo de forma natural, las palmas hacia adelante. 
  • Alza las palmas, con los codos fijos pegados a tus costillas, hasta casi tocarte los hombros con las manos o pesas. 
  • Después, baja despacio y de forma controlada hasta el punto inicial, con los brazos extendidos. 
  • De nuevo, puedes hacer el ejercicio con ambos brazos a la vez o alternando una repetición con cada uno, como más cómoda estés. 

Igual que con los anteriores ejercicios, 3 series de 10-15 repeticiones. 

Curl martillo de bíceps

Este ejercicio es igual que el anterior, pero en este caso tus palmas deben apuntar hacia tu propio cuerpo en lugar de hacia adelante.

Puede parecer un cambio pequeño, pero la musculatura implicada se ejercita de forma lo suficientemente diferente para considerarlo un ejercicio distinto.

¿Cómo quitar las alas de murciélago de los brazos?

¿Cómo quitar las alas de murciélago de los brazos?

Además de con ejercicios, hay otras medidas que puedes tomar en tu lucha de eliminar la flacidez de los brazos:

Dieta

Una buena dieta que combata la flacidez debe ser baja en grasas para ayudar a reducirla, no solo en los brazos sino en el resto del cuerpo, pero no podemos descuidar el aporte de proteínas

Sin proteínas, el organismo no puede reforzar los músculos ni repararlos entre otras muchas funciones, y además el cuerpo no puede producirlas por sí mismo si no las ingiere. Esto significa que una dieta pobre en proteínas puede hacerte perder masa muscular, a veces incluso más rápidamente que la grasa. 

Añade carne blanca, pescado, huevos y lácteos cada día, así como legumbres. La gelatina, el yogur griego, la soja, el pavo y las lentejas serán algunos de tus mejores aliados, así como el tofu, la quinoa o la avena y los frutos secos crudos. 

Evita los carbohidratos simples como las harinas blancas y las grasas no saludables de la bollería industrial. Los alimentos antioxidantes son también un gran añadido a tu dieta, como los cítricos, los frutos rojos, el aguacate o el tomate, así como las espinacas. 

Por último, no descuides las grasas saludables como el omega-3 que el pescado contiene, y asegúrate de beber al menos 2 litros de agua al día para evitar la retención de líquidos y activar tu metabolismo. 

Tratamientos caseros

  • Mascarilla casera de pepino. Puedes elaborar una mascarilla casera con medio pepino sin piel y una cucharada de miel. Licua el pepino antes de mezclarlo con la miel y luego remueve bien. Aplica la mascarilla sobre la zona de tus brazos a reafirmar e hidratar, dando amplios masajes en círculos con los dedos. Deja que el producto actúe durante unos 20 minutos y después límpialo con agua fría. El agua fría es un gran hidratante y reafirmante que debes aprovechar siempre que puedas; acabar tus duchas con dos minutos de agua fría también es una gran opción, sobre todo en primavera y verano. 
  • Tónico reafirmante de manzana y melón. Licua 1 manzana sin piel con 2 rodajas de melón, también sin piel. Remueve bien y aplícate la mezcla sobre los brazos o las zonas a reafirmar cuando salgas de la ducha, dejando que se seque al aire. Una vez seco por completo, puedes retirarte los restos con agua fría si la sensación no te gusta. 

TE PODRÍA GUSTAR

  • Nutrición

    ¿Cuánto engorda la cerveza?

  • Fitness

    Cómo eliminar la flacidez de la barriga después del parto

  • Nutrición

    Cómo quemar calorías sin hacer ejercicio

    Está claro que la mejor manera de quemar calorías es hacer deporte. El deporte, no solo…

    LEER
  • Fitness

    Por qué no me apetece hacer deporte