CESTA

Envío
Pasa por caja para calcular coste de envio у finalizar la compra
Totales del carrito
Subtotal 0,00
Total 0,00
Consecuencias del sedentarismo en la salud

Consecuencias del sedentarismo en la salud

03/05/2022 Última modificación: 16/02/2023

¿Sabías que existen consecuencias del sedentarismo en la salud? Y estas consecuencias se manifiestan tanto desde un punto de vista físico como mental y emocional. El cuerpo humano está preparado para moverse y mantenerse activo. Los músculos son los que nos permiten desplazarnos y hacen posible el hecho de poder desarrollar cualquier actividad de forma correcta y sin dificultad. 

Ahora bien, con el tiempo hemos ido cambiando nuestros hábitos en pro de alimentar nuestra mente en detrimento de la actividad física. De hecho, los avances tecnológicos nos han facilitado enormemente nuestro día a día, pero también han dado lugar a un estilo de vida mucho más sedentario y también preocupante. 

Realmente no llegamos a ser conscientes de todos los problemas de salud que no son más que la consecuencia de esa pérdida de actividad diaria. Es por eso que a continuación, en el siguiente artículo de la Welthy Magazine, vamos a hablar sobre las consecuencias del sedentarismo en la salud, sus principales síntomas y cómo podemos prevenirlo. 

Qué es el sedentarismo

Qué es el sedentarismo

El término sedentarismo se ha populariazado en la últimas décadas, pero aunque lo hayas escuchado miles de veces, ¿Sabes exatamente lo que significa? Si Quieres conocer la definición de sedentarismo te la explicamos a continuación en este apartado. Hoy día, el sedentarismo es un modo de vida frecuente en el que las personas apenas permanecen activas, dejando a un lado la actividad física, que, por otro lado, resulta tan necesaria para cuidar nuestro cuerpo y velar por nuestra salud mental. Es decir, que el sedentarismo es el estilo de vida predominante a día de hoy en muchos países del mundo. A diferencia de lo que ocurría años atrás, cuando todos los trabajos tenían algún componente de ejercicio físico y que para cualquier tarea se necesitaba mover el cuerpo. A día de hoy, hay mucha gente que se pasa la mayor parte del tiempo sentada en una silla, en el sofá o sin hacer apenas ejercicio.

También podemos interpretar que el sedentarismo está formado por todas aquellas actividades que una persona es capaz de realizar a lo largo del día, ya sea sentada en una silla o recostada. La Organización Mundial de la Salud ha manifestado muchas veces su preocupación existente ante el aumento de las personas sedentarias, convirtiéndose en un gran problema de salud mundial. 

Según los datos oficiales, más de la mitad de la población mundial no cuenta con una salud óptima por culpa de la falta de actividad física. Si te estás preguntando si actualmente llevas una vida sedentaria, es muy fácil de saber, gracias a la pregunta clave formulada por la OMS, que resulta fácil de contestar: ¿dedicas menos de 30 minutos a la realización de un deporte o ejercicio físico durante menos de 3 días a la semana y no superas las 2000 calorías diarias? Si la respuesta es que sí, debemos decirte que el sedentarismo forma parte de tu estilo de vida.

Una vez el sedentarismo forma parte de nuestra vida, resulta más difícil luchar para obtener un hábito físico saludable. De hecho, la capacidad para hacer ejercicio de las personas sedentarias va disminuyendo en equilibrio a su escasa motivación, algo que les hace permanecer inactivos sin dejarse llevar por un cambio que beneficiaría su salud.

Consecuencias del sedentarismo

Consecuencias del sedentarismo

Y si hablamos del sedentarismo en estos términos, y la OMS hace patente su preocupación por este fenómeno, es p0rque las consecuencias para nuestra salud pueden ser muchas y peligrosas. El sedentarismo está asociado a una serie de dificultades físicas que pueden dar lugar a la aparición de ciertas enfermedades, entre las que destacamos los siguientes: 

  • Sobrepeso u obesidad. 
  • Mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. 
  • Subida preocupante del colesterol en sangre. 
  • Presión arterial alta con los problemas de salud que ello conlleva. 
  • Depresión y ansiedad. 
  • Osteoporosis. 
  • Dolores lumbares y de espalda. 
  • Mayor riesgo de parecer diferentes cánceres, como el de útero, mamas y colon.

La falta de actividad física conlleva estos problemas de salud y otros más, de ahí la importancia de frenar el sedentarismo y apostar por una rutina de hábitos saludables en los que el ejercicio desempeñe un papel importante. Sabemos que puede resultar dificil romper con años de inactividad y ponerse a hacer deporte. En Welthy queremos ser de ayuda, por eso hemos creado varias guía para ayudar a principiantos. Por ejemplo, puedes leer cómo motivarse para hacer ejercicio o cómo empezar a hacer deporte.

Consecuencias del sedentarismo en la salud mental

Consecuencias del sedentarismo en la salud mental

Hemos hablado de la aparición de ciertas enfermedades relacionadas con el sedentarismo, pero también existen ciertos riesgos para la salud mental que deberíamos tener en cuenta. No solo la vida sedentaria puede acarrear consecuencias en el cuerpo, sino que la mente puede verse seriamente afectada por la falta de actividad. 

Algunos de los efectos generados como consecuencia de sedentarismo en nuestra salud mental son los siguientes: 

  • Apatía y desánimo. 
  • Problemas al dormir. 
  • Frustración y falta de motivación, lo que nos impide alcanzar nuestros objetivos.
  • Más cansancio y mayores estímulos al estrés. 
  • El impulso de retrasar nuestras obligaciones diarias o procrastinación. 

La falta de actividad promueve el desgaste del cerebro, afectando la memoria. En el peor de los casos, la falta de actividad física puede aumentar las posibilidades de padecer enfermedades neurodegenerativas de edades más avanzadas.

Otra de las consecuencias del sedentarismo tiene que ver con los problemas sociales. Es decir, las personas que llevan un estilo de vida muy sedentario pueden ver cómo su vida social resulta perjudicada. 

El hecho de no llevar una vida más activa también significa realizar menos actividades de carácter social, de ahí que el contacto con seres queridos como familiares o amigos vaya en descenso, dando lugar a la soledad y al aislamiento en los casos más graves. 

Otro de los problemas asociados a un estilo de vida sedentario tiene que ver con el rendimiento laboral. Los empleados que son sedentarios tienen un nivel de productividad inferior con respecto a los más activos. Para no caer en ello, un consejo es levantarse de la silla al menos cada hora, tal y como hemos mencionado anteriormente, para llevar a cabo algún tipo de actividad física, por muy moderada que sea.

Síntomas del sedentarismo

Síntomas del sedentarismo

Lo cierto es que la mayoría de las personas no eligen llevar un estilo de vida sedentario por propia iniciativa. Muchas de ellas deben permanecer sentadas en una oficina durante 8 o 10 horas cada día y no pueden hacer otra cosa que aceptar esa forma de vida para poder llevar un sueldo a casa. Sin embargo, debemos ser conscientes de que el cuerpo no está preparado para llevar ese nivel sedentario tan extremo. 

De hecho, debemos hacer todo lo posible por intentar realizar una actividad física o practicar algún deporte para evitar las consecuencias de las que hemos hablado antes, como son la obesidad, el aumento de estrés, las enfermedades cardiovasculares, el insomnio, el cansancio emocional o los problemas de autoestima.

Si no estás seguro realmente de «padecer» sedentarismo, toma nota de estas señales o síntomas que te indicaran si lo eres en extremo: 

  • Te cansas con increíble facilidad. Te cansas mucho a la hora de hacer cualquier actividad rutinaria como pueden subir unas simples escaleras, mientras que a otras personas no les cuesta tanto. 
  • Cualquier cosa te estresa. Como decíamos, el cuerpo no está diseñado para permanecer quieto durante tanto tiempo y de seguido. El sedentarismo suele provocar una tensión generada a nivel físico y mental, de ahí que las personas que no hacen ninguna actividad física vivan con mayor estrés o angustia. 
  • Problemas para dormir. Los sedentarios tienen más posibilidades de sufrir insomnio. Si últimamente estás teniendo problemas para dormir, tal vez debas plantearte si el problema está en la falta de movimiento. Supera este problema empezando por breves caminatas cada día. 
  • Comes demasiadas veces al día. Para cubrir los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, es necesario alimentar nuestro organismo con las tres comidas fundamentales: desayuno, almuerzo y cena. Tampoco pasa nada si decides optar por una merienda saludable, aunque deberás preocuparte si tienes ansias de comer entre horas y decides tomar alimentos de forma recurrente. ¿Cuántas veces debo comer al día? Te lo explicamos a continuación.

A la hora de mejorar la salud física y mental, llevar una vida activa es fundamental. Además, es algo que mejorará tus habilidades sociales, y tu mente se encontrará despierta y en perfecto equilibrio con tu cuerpo para alcanzar tus metas.

¿Cómo podemos evitar el sedentarismo?

¿Cómo podemos evitar el sedentarismo?

Existen consecuencias del sedentarismo en la salud que han sido comprobadas. Por eso, es importante abandonar los hábitos poco saludables. Merece la pena intentarlo y empezar a hacer ejercicio físico diario.

Si te cuesta mucho ir al gimnasio o practicar running cada día, al menos ten en cuenta una serie de pequeños hábitos saludables que añadirás a tu rutina diaria sin apenas darte cuenta:

  • En vez de coger el ascensor, decántate por subir y bajar escaleras.
  • Si trabajas en una oficina y permaneces sentado durante mucho tiempo, intenta levantarte una o varias veces cada hora. En el siguiente artículo también te explicamos cuáles son los mejores ejercicios para hacer sentado en una silla.
  • Al parar al mediodía para comer, aprovecha ese rato libre para andar por las proximidades y mover las piernas. 
  • Si en tu trabajo coges habitualmente el móvil, intenta hacerlo dando breves paseos por la habitación. 
  • Si utilizas el transporte público cada día, intenta bajarte varias paradas antes para darte un paseo hasta llegar a tu lugar de trabajo o hasta tu casa. 
  • También es posible que puedas utilizar otras opciones para desplazarte hasta tu lugar de trabajo sin gastar dinero y haciendo ejercicio físico como ir en bicicleta. 
  • Estando en casa, siéntate y levántate del sofá repetidas veces como si estuvieras haciendo sentadillas. 

Llegar a los 150 minutos aconsejables de ejercicio diario en realidad no es tan complicado si tienes en cuenta esas prácticas rutinarias de poca intensidad. Ahora bien, también puedes hacer 75 minutos de actividad física algo más intensa, como salir a correr o hacer Pilates para acabar con el sedentarismo de una vez por todas. 

Si además de hacer estos hábitos diarios, también apuestas por rutinas de ejercicios concretos fáciles de hacer, verás mejorar tu salud en poco tiempo. Lo mejor de todo es que podrás realizarlos desde el propio salón de tu casa. 

Basta con seguir algunos tutoriales de Internet para hacer el ejercicio aeróbico o cardiovascular que necesitas, aunque también puedes probar por hacer rutas de senderismo, salir a bailar o hacer clases de zumba. Se trata de actividades más divertidas, que te proporcionarán el ejercicio físico que necesita tu cuerpo al mismo tiempo que te diviertes. 

Nunca debes olvidar que el estilo de vida sedentario tiene consecuencias a nivel muscular, así que la mejor manera de prevenirlo es añadir actividad aeróbica a tu vida junto a ejercicios de tonificación para evitar que el tono muscular se deteriore con el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE PODRÍA GUSTAR

  • Nutrición

    Cuál es la leche vegetal más sana

  • Nutrición

    Alimentos para fortalecer el cabello

  • Qué comer cuando te sacan una muela

    ¿Quieres saber qué comer cuando te sacan una muela? La extracción de una muela supone la…

    LEER
  • Nutrición

    Así debe ser un desayuno perfecto y saludable

    A menudo nos tomamos mucho tiempo para pensar qué vamos a comer o qué vamos a…

    LEER