CESTA

Envío
Pasa por caja para calcular coste de envio у finalizar la compra
Totales del carrito
Subtotal 0,00
Total 0,00
Por qué después de comer me da sueño

Por qué después de comer me da sueño

24/05/2022 Última modificación: 16/02/2023

¿Por qué después de comer da sueño? Aunque es habitual esa pequeña siesta tras la comida y que es bastante frecuente sentir somnolencia justo después de comer, hay quien puede preocuparse porque eso suceda. De hecho, la siesta es uno de los rituales que forman parte de la rutina diaria de los españoles. Cuando estamos en este estado, podemos optar por tumbarnos un ratito, aunque estemos en el lugar de trabajo, o bien tomar un café. Actualmente, sabemos los motivos por los que aparece esta somnolencia tras ingerir comida, los cuales vamos a tratar de resumir con detalle a continuación. Además, mostraremos un listado con los consejos que debes tener en cuenta para evitar situaciones incómodas de este tipo. ¿Quieres saber por qué después de comer me da sueño? ¡Sigue leyendo este artículo de la Welthy Magazine!

¿Qué significa que te da sueño después de comer?

¿Qué significa que te da sueño después de comer?

Es lo que se conoce como somnolencia postpandrial, algo que es bastante común , pero que no le sucede a todo el mundo. ¿Cuál es la razón? Básicamente, está asociado a la cantidad de comida que ingerimos al día, aunque desde aquí te vamos a explicar todas las causas de su aparición.

Esta somnolencia y cansancio se suceden justo después de almorzar. Puedes encontrarte en casa tranquilamente o en horas de trabajo, momento en el que nos gustaría estar en nuestro hogar para poder satisfacer ese sueño de forma relajada. Sin embargo, la mayoría de las veces no es posible y es necesario encontrar una solución efectiva para evitar quedarnos dormidos. 

 

En el sistema digestivo tienen lugar una serie de reacciones, que son las causantes de provocar somnolencia. Cuando ingerimos hidratos de carbono, básicamente nos referimos a los azúcares, la insulina que produce el páncreas tiende a aumentar. Cuando los niveles de esta hormona se incrementan, la actividad del aminoácido triptófano aumenta en el cerebro, lo que conlleva la producción de más cantidad de melatonina y serotonina, que son neurotransmisores relacionados con el bienestar y el sueño. 

Por esa razón, la cantidad de carbohidratos que ingerimos en cada comida es un factor clave a la hora de explicar la aparición de la somnolencia que aparece tras la comida. Por ejemplo, en nuestro país es habitual comer pan blanco en el almuerzo. Sin embargo, el azúcar y el almidón que forman parte de este alimento son absorbidos por el organismo de forma rápida, aumentando el nivel de glucosa en sangre de la misma manera, lo que produce cansancio. 

El cuerpo es muy sabio y para absorber los nutrientes de los alimentos que consumimos necesita utilizar energía. Cuando la comida es abundante y los alimentos que tomamos son muy calóricos, el organismo tiene que trabajar más de la cuenta y emplear mayor cantidad de energía para satisfacer sus necesidades, algo que hará que nos sintamos más extenuados de la cuenta. 

Por otro lado, algunos alimentos pueden provocar mayor somnolencia que otros, debido al triptófano del que hablábamos. Por ejemplo, se sabe que las cerezas inducen al sueño al incidir en los niveles de melatonina. Igual sucede en el caso de los huevos, el tofu, el queso, el pavo o las espinacas, que contienen una alta cantidad de triptófano, que puede provocar esta sensación de cansancio.

También puede generar sueño tras una comida el hecho de no haber dormido suficientes horas durante la noche. Si no pudiste dormir bien la noche anterior, al encontrarse relajado y con el estómago lleno, tu cuerpo querrá descansar en ese momento. En estos casos, lo más recomendable es regirse por un horario de sueño y cumplirlo todos los días. De igual forma, tratar de reducir el estrés del día a día y realizar ejercicio de forma habitual para poder dormir y descansar mejor cada noche.

De cualquier forma, debes saber que las típicas siestas que forman parte de nuestras costumbres, son beneficiosas a la hora de mejorar nuestro rendimiento físico y mental, potenciando al mismo tiempo el estado de alerta. Por tanto, si esa noche no pudiste dormir de forma placentera, una siesta puede ser una buena opción para recuperar fuerzas.

¿Qué hacer para no tener sueño después de comer?

¿Qué hacer para no tener sueño después de comer?

Hemos explicado algunas causas por las que después de comer da sueño. Ahora bien, si quieres evitarlo porque estás en horario de oficina o en caso de tus suegros, toma nota de estos consejos y hábitos diarios que pueden ayudarte a eliminar esa sensación. 

Dietas equilibradas

Las comidas deben ser sanas y aportar los nutrientes que necesita el organismo. De esa forma, deben incluir hidratos, proteínas y grasa que sean fáciles de asimilar por el cuerpo. Si optamos por comidas copiosas o ultraprocesadas con un alto valor calórico, al cuerpo le costará más asimilarlas y te sentirás sin fuerza y con sueño. 

La dieta natural basada en alimentos con fibra como frutas y verduras, hacen que los niveles de glucosa en sangre se mantengan a un nivel estable. De hecho, los nutricionistas recomiendan que al menos la mitad del plato debe estar dotado de vegetales. Y es que el organismo necesita emplear mucha menos energía para digerir los alimentos que tienen menos calorías. Además, ese tipo de alimentos sirven para que estés saciado y evitar que sigas comiendo más de lo necesario. Si quieres una alimentación saludable y adecuada a tus necesidades, la podrás encontrar en nuestros menús semanales digitales.

Escucha a tu organismo

Cuando tenemos hambre es porque el cuerpo ha mandado señales de apetito. Una vez comemos, la sensación de saciedad aparece y dejamos de sentir hambre. En caso de no satisfacer las apetencias del cuerpo y llegar a la comida con mucha hambre, comeremos más de la cuenta y el cuerpo tendrá que trabajar más de lo habitual para sintetizar estos alimentos.

Reducir o eliminar el azúcar

Algunos alimentos están compuestos por un alto nivel de azúcar, que puede hacer que los niveles de glucosa en sangre se disparen en poco tiempo. Este tipo de alimentos añadidos lo que hacen es aportar energía al cuerpo, que se pierde rápidamente, al mismo tiempo que aumenta la serotonina y la insulina. Como respuesta a esta situación, aparece el cansancio y la modorra. 

No eliminar el desayuno

El desayuno es una de las comidas clave que no hay que olvidar. Es fundamental para obtener la energía que necesitamos a lo largo del día y si careces de esta comida sentirás mucha hambre a lo largo del día, algo que te producirá cansancio y fatiga. De esa forma, si realizas un desayuno sano y equilibrado, no llegarás con tanta hambre a la hora de la comida, y al terminar no tendrás ganas de dormir. 

Además de desayunar adecuadamente, también es posible ingerir un pequeño bocado a media mañana para evitar atracones innecesarios a la hora de la comida o consumir productos ultraprocesados. De esa manera llegaremos saciados y no tendremos tantas ganas de comer a la hora del almuerzo.

No saltarse ninguna comida

Aunque estés cansado después de comer, esto no significa que debas ingerir menos alimentos. Lo más recomendable es comer alimentos saludables y apostar por porciones algo más pequeñas para evitar ese estado de sopor. Solo de esta manera podremos satisfacer nuestra apetencia sin que tengamos ganas de echarnos una cabezadita. ¿Te preguntas cuántas veces debemos comer al día? Te lo explicamos detalladamente en el siguiente artículo.

Hacer un poco de ejercicio

Es muy sano caminar un poco después de comer. Basta con andar unos 10 o 15 minutos tras la comida para ver los resultados. Con ello mejorarás la circulación de la sangre y el nivel de oxígeno en el organismo. Hacer breves paseos después de cada comida evitará las situaciones de somnolencia y nos sentiremos con más energía. 

Después de comer, el proceso digestivo empieza a hacer su labor y la sangre en intestinos y estómago aumenta, llegando menos oxígeno al cerebro, lo que produce fatiga y somnolencia. Simplemente, necesitas dar un paseo corto para hacer que llegue más cantidad de oxígeno al cerebro y puedas disfrutar de aire fresco para despejarte. 

En caso de que no puedas salir al exterior, abre la ventana de tu despacho y disfruta del aire fresco que corre por ella. Durante tu descanso también puedes hacer algunas sentadillas, algo que no te quitará mucho tiempo; sin embargo, será muy efectivo a la hora de mejorar la circulación sanguínea y evitar el cansancio.

Controla el consumo de café 

Muchas personas piensan que por tomar muchos cafés van a sentirse más enérgicos y les va a servir para despejarse del todo. Tal vez en un primer momento funcione porque la cafeína lo que hace es liberar adrenalina. Sin embargo, si consumes demasiado, obtendrás el efecto contrario, es decir, tu cuerpo se sentirá muy cansado. No está de más tomar un café, pero controla la cantidad y la hora porque si lo demoras demasiado, no podrás dormir bien por la noche.

Echarse una siesta 

Como ya hemos dicho, echar una siesta no está de más si no has dormido bien la noche anterior. Sin embargo, no todo el mundo puede permitirse el lujo de echar una cabezada después de comer. Hoy día, algunas compañías disponen de salas privadas para que los empleados puedan descansar unos minutos. Si es tu caso, aprovecha esos momentos para relajarte y descansar un poco. Ten en cuenta que la siesta es muy beneficiosa, siempre y cuando no sobrepases los 20 minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TE PODRÍA GUSTAR

  • Nutrición

    Cuál es el mejor sustituto de la carne

  • Nutrición

    Cuántas veces debo comer al día

    En la sociedad actual, con un ritmo de vida muy acelerado, a veces resulta complicado seguir…

    LEER
  • Nutrición

    Alimentos con menos calorías para adelgazar

    ¿Quieres conseguir bajar de peso y cuidar tu línea? La alimentación es sumamente importante. Es esencial…

    LEER
  • Nutrición

    Tipos de infusiones para adelgazar

    Cada vez hay más gente que sufre obesidad o sobrepeso que busca formas rápidas de adelgazar…

    LEER