A menudo, la obesidad se ha tratado más como un problema estético que como un problema de salud. El sobrepeso puede acarrear numerosos y peligrosos problemas de salud, desde diabetes, resistencia a la insulina, alteraciones cardíacas o problemas respiratorios. Durante la pandemia de COVID-19, los médicos y expertos en este virus están observando como las tasas de ingreso y mortalidad se disparaban entre la población con sobrepeso. Los números son terroríficos: un 80% de los muertos por coronavirus padecían sobrepeso. ¿Qué relación tiene el sobrepeso con el COVID-19?, ¿Qué implicaciones físicas tiene la obesidad?, ¿Por qué afecta más a las personas con sobrepeso? Sigue leyendo el siguiente artículo de Welthy y te lo explicamos.

La obesidad es un problema de salud pública

El año pasado, uno de cada 4 españoles y una de cada 5 españolas sufría obesidad, es decir, tenía un índice de masa corporal igual o superior a 30. El porcentaje de gente con obesidad y sobrepeso a aumentado considerablemente a nivel mundial durante los últimos 50 años, y nuestro país no ha quedado al margen. De hecho, los casos de obesidad en el primer mundo han aumentado tanto que se ha tenido que catalogar la obesidad como una enfermedad por sí sola. A día de hoy, la obesidad es una epidemia y un problema de salud pública para la mayoría de los países desarrollados.

Los estudios de muestran que si se mantiene la tendencia al alza en cuanto a los casos de obesidad, para 2030, España sumaría 3.100.000 casos nuevos. Traducido a euros, esto supondría un sobrecoste médico cercano a los 3 mil millones de euros anuales. Pero sería insensible reducir la afectación social de la obesidad simplemente al dinero que supone para las arcas públicas, lo dramático del caso es que esta enfermedad es un factor de riesgo tanto en la mortalidad prematura como la morbilidad. Más allá de esto la calidad de vida y la afectación en la salud de las personas que la padecen también se ve mermada. Las personas que padecen sobrepeso u obesidad, son consideradas población de riesgo para decenas de condiciones crónicas como la hipertensión, enfermedades cardiovasculares, apnea, cáncer, diabetes o embolias.

Obesidad y coronavirus

Aunque en comparación con otros virus el COVID-19 aún es muy desconocido, el ingente trabajo de médicos e investigadores durante los últimos meses nos ha dado mucha información sobre el comportamiento de este virus y su afectación en nuestro cuerpo. Ya se han empezado a publicar estudios sobre factores clínicos y demográficos con los que hacer pronósticos de la enfermedad. En estos estudios, por ejemplo, se demostró que enfermedades crónicas como la hipertensión, el cáncer o problemas cardiovasculares eran factores de riesgo para que la enfermedad fuera más grave. No obstante, si hay una enfermedad de base que está cogiendo importancia durante las últimas semanas ésta es la obesidad.

Los estudios más recientes apuntan a que las personas con obesidad tienen más riego de sufrir una enfermedad grave derivada del coronavirus, de hecho, es un factor de riesgo tanto para la hospitalización, como para el ingreso a UCI como para la mortalidad.

Los datos que se barajan en los hospitales franceses y de Nueva York indican que los ingresados por COVID-19 con obesidad severa necesitan tratamiento con ventilación mecánica invasiva en un porcentaje mucho más elevado que los delgados, independientemente de la edad, sexo y condiciones previas de salud.

En la misma línea, el estudio que sea realizó a 4.103 pacientes neoyorquinos con coronavirus, asocia claramente la obesidad con la necesidad de hospitalizar, más allá de que existan otras enfermedades de base o comorbilidades. Esto se ve claramente con los pacientes jóvenes, donde la obesidad es el factor de riesgo clave para explicar la hospitalización. Por ejemplo, el porcentaje de personas con obesidad entre los hospitalizados se eleva hasta el 59% cuando lo acotamos a personas de entre 18 y 49 años. No obstante, a diferencia de otros virus o enfermedades, muchos aspectos del COVID-19 aún no son desconocidos, y necesitamos más tiempo y estudios para despejar muchas de las dudas e incógnitas que a día de hoy se nos presentan. En este sentido, la importancia de la obesidad entre las personas jóvenes que padecen coronavirus debe ser uno de los aspectos a los que dedicar más investigaciones.

Por qué el coronavirus afecta más a las personas obesas

Como hemos explicado en el apartado anterior, la novedad de este virus y la rapidez de su propagación ha provocado que la comunidad científica aún no tenga muchas respuestas a las preguntas que nos genera. Sin embargo, hay ciertos mecanismos que nos pueden ayudar a explicar por qué el coronavirus afecta más a las personas con obesidad.

El primero es la inflamación crónica que padecen las personas con sobrepeso, una inflamación que se debe al exceso de tejido adiposo. A su vez, el COVID-19 puede aumentar esa inflamación, haciendo que los niveles de moléculas inflamatorias se disparen y produzcan una disfunción en el metabolismo del sujeto. Estas alteraciones metabólicas pueden provocar diabetes, hipertensión y problemas cardiovasculares. Además del riesgo que tienen por sí mismas, todas estas patologías aumentan el riesgo del COVID.

Otro de los aspectos que puede explicar la prevalencia del coronavirus en personas obesas es la falta de vitamina D, algo muy común entre las personas con obesidad. El caso es que el déficit de esta vitamina aumente el riesgo a sufrir infecciones a la vez que dificulta la respuesta del sistema inmunitario.

Finalmente, otro de los puntos que podría explicar porque las personas obesas tienen más riesgo es la disbiosis intestinal. La disbiosis intestinal es la alteración y desequilibrio de la flora intestinal, algo habitual en personas obesas. Si tenemos en cuenta que la flora intestinal es imprescindible en la regulación del sistema inmunitario y en la protección frente a infecciones, entenderemos su importancia. De hecho, alguno de los tratamientos y protocolos utilizados para el coronavirus, incluyen la utilización de probióticos para equilibrar las bacterias del intestino y fortaleces el sistema inmune.

Las personas con obesidad podrían ser más contagiosas

Aunque a día de hoy no hay datos relativos que puedan sustentar esta afirmación, es una posibilidad que está siendo considerada. Esta posibilidad se basa en estudios previos en el virus de la gripe común, en los cuales se han descubierto distintos mecanismos que pueden incrementar el contagio de las personas con obesidad.

Por un lado, está el hecho de que tardan más en eliminar el virus. Por otro, hay una correlación entre el índice de masa corporal y la cantidad de virus exhalado a través del aliento. En conjunto, lleva a los investigadores a sospechar que las personas con obesidad podrían tener más facilidad para contagiar a otras personas y que las comunidades o familias con mayor porcentaje de obesos pueden tener una exposición mayor al virus.

La lucha contra la obesidad

El riesgo extra que entraña el coronavirus en las personas con obesidad es otro punto más a sumar a la lista de riesgos que esta enfermedad supone para la salud de las personas. Durante mucho tiempo, la obesidad se ha tratado simplemente como algo estético, sin tener en cuenta que básicamente es un problema de salud.

El origen de Welthy y la filosofía con la que nació es la de ayudar a las personas a vivir de forma más cómoda y saludable. Ayudar a la gente a cambiar su vida cambiando su alimentación. Nuestros menús a domicilio para adelgazar para mujeres y para hombres son ese empujón que mucha gente necesita para perder peso y vivir de una forma más sana.

Sabemos que a menudo perder peso puede ser complicado. Ya sea por falta de tiempo, por falta de conocimientos o porqué la tentación de comer algo rápido y fácil es mucho más fuerte. Nuestros menús están diseñados para ser efectivos en la pérdida de peso pero manteniendo todo el sabor de la alta cocina. Nuestra nutricionista te dará las pautas y el seguimiento necesario para que logres tu objetivo y nuestros platos a domicilio te ahorrarán mucho tiempo para que puedas dedicarlo a lo que más quieras. ¡Disfruta de tu nueva vida!